8 sept. 2013

TRIATLON DE GUADALAJARA: DUREZA EN EXTREMO PURO


La verdad es que ayer fue uno de esos días en que se hace duro el competir. Sin duda el haber corrido en casa hizo posible el cruzar la línea de meta.

Esta entrada va para todos los que ayer me apoyasteis y animasteis, en fin no tengo palabras de agradecimiento por vuestros ánimos y por la fuerza que me trasmitisteis y que sin duda necesité.

Llegué a la prueba bien entrenada y con ganas de competir pero fue una semana dura a nivel laboral y la verdad es que ante pruebas de este nivel estas cosas se pagan.

La natación fue muy bien, conseguí mantener los pies de la gran triatleta Ana Casares y mis sensaciones fueron muy buenas. Además por fin estrené en competición el neopreno (Hubb-Taymory) que sin duda me ayudó a sacar una natación más que decente después de nadar en el último mes una vez por semana.

En la bici mantuve las sensaciones. El viento no es una cosa que me importe y según pasaban los kilómetros me encontraba más fuerte. Además el correr en casa te da confianza y al tener a tus compis y amigos compitiendo ayuda mucho a que el tiempo vuele.

Con ganas de ponerme a correr comencé la carrera pero la alegría duro más bien poco. Al poco de empezar me sentí morir. Ganas de vomitar, mareada y haciéndoseme un mundo lo que me quedaba. Solo pensaba en una cosa: retirarme. Mi cuerpo no iba, mi mente peor….. Gracias Roberto Toribio por esos ánimos y tus palabras, me sirvieron de mucho. Después vino mi amigo Jorge Anyeri y junto a él y a Ximo conseguí hacer la segunda vuelta. Dios mío que horror de vuelta, solo quería volver a ser yo y por más que lo intentaba mi cuerpo no iba. Baje el ritmo sólo me quedaba andar, pero me negaba a ello. Ahí estabais todos vosotros: César, Alber, Patri, Javi, Noe, Carlos, Lore, Torru, Laura, Toño, Jaime, Lampa, Esther, Cubas, Amor……. y muchos más que hicisteis que fuera poco a poco entrando en carrera. Ya en la tercera vuelta volví a ser yo, me sentí con fuerzas y empecé a correr, cada vez más fuerte y con mejores sensaciones.
 
Ya la cuarta vuelta la disfruté y al menos terminé esta gran prueba como debe ser: con fuerzas y con una sensación indescriptible. Bendita meta!!!! Que bien sienta el cruzar esa línea de meta.


 

Ahora ya mas descansada a preparar otra gran prueba: IBERMAN-LUZ, Go to Ironman!!! Sin duda queda la prueba más dura de la temporada pero con la ayuda de mi gran apoyo: David podré con ella.