5 oct. 2014

IRONMAN MALLORCA= WELLCOME TO IRONDRAFTING


Esta vez me ha costado sentarme a escribir la experiencia Ironman del año. Quizás sea porque el sentimiento que me ha dejado la prueba ha sido muy diferente al esperado, junto a que las vacaciones se acercan y la cabeza quiere ya dejar de pensar en triatlón.

La ilusión con que se prepara una prueba de este nivel es sin duda la mayor satisfacción que uno se lleva, ya que te enriquece como deportista y como persona. Lo que ese día pasa por supuesto es importante pero no deja de ser el último paso de un largo camino. Yo creo que es todo este proceso lo que hace, a los que hemos probado esta distancia, que estemos totalmente “enganchados”.

Por ello quizá da más pena ver en lo que se ha convertido esta prueba de la marca Ironman. Ellos la crearon y ellos la destruyen, y en nuestra voluntad está el seguir fomentando esta prueba que desde luego mucho dista de los amantes del No Drafting.

Este año, a lo largo de la temporada, he vivido lo que es una realidad en pruebas masificadas NO Drafting: hacer “caja” a costa de lo que sea. Podemos hablar largo y tendido de que hacer al respecto pero a mi parecer es una tomadura de pelo, aunque no creo que los amantes de las pruebas NO drafting lo cambiemos.

Yo solo he hecho una prueba de la marca Ironman, Lanzarote 2011 y mis recuerdos fueron de hacer una carrera limpia en donde eras tú contra ti mismo. ¿Tanto tiempo ha pasado como para que la marca deje a un lado al deportista y se convierta en una máquina de hacer dinero donde lo que prima es nuestra cartera y abandonen sus principios? Pues parece ser que si, solo hay que ver la capacidad de las pruebas en donde es difícil encontrar un Ironman de menos de 2000 participantes en salida única. La verdad es que haciendo balance que diferente fue ese Ironman Lanzarote 2011 respecto al Ironman Mallorca 2014 pero parece ser que “The Money” supera todos los límites, hasta los deportivos.

Al margen de todo lo anteriormente descrito, que no es poco, disfrute del momento, yo creo que es lo bueno de hacer pruebas tan largas J : da para mucho.

La natación, segmento que para mí era el más temido por una salida masificada de 2500 tíos a la vez, fue perfecta. Nadamos sin neopreno y aun así nadé mejor que nunca. Muy buenas sensaciones y buenos tiempos, además de quitarme esa dependencia que tengo del neopreno.

En la bici me pasó lo que nunca en mis cuatro ironmanes, no pude comer nada sólido y sin duda lo pagué. A pesar de que bebí e ingerí geles me quedé vacía. A partir del kilómetro 130 sabía lo que me iba a costar el maratón. Intentaba no pensar en ello, seguir bebiendo e ingiriendo geles pero los watios me decían que me empezaba a arrastrarme y mi estómago iba de mal en peor.

Nada más bajarme de la bici, la molestia de mi cuádriceps (debido a la caída que tuve en Murcia) me dejo clavada. En la T2 intenté estirar y mantener la calma. Empecé a correr con mucho dolor, y las molestias de estómago hicieron el resto durante los primeros 8-9 kilómetros, vamos una delicia. Hasta pensé en retirarme pero iba a buen ritmo y además mi amigo Steve, que nuevamente le liamos para otra aventura triatletica, estaba dándolo todo como animador, así que no podía retirarme!!. A pesar de que paré en todos los avituallamientos (jamás lo había hecho) podía correr a un buen ritmo y el resultado final fue aceptable: 3:43, lejos del objetivo con el que había venido a este IM, bajar de las 3:30. Este tiempo se me sigue resistiendo, así que como a perseverante nadie me gana, se que lo lograré.



Sin duda repetiré en la distancia ironman, desde luego no en esta feria que llaman Ironman de Mallorca. Cruce la línea de meta muy feliz, contenta con lo conseguido, con haber podido terminarla a pesar de las adversidades y muy satisfecha del trabajo realizado durante estos meses. Además crucé con mi querida bandera que tantos amigos representa y que sabía que estaban pendientes de nosotros en este día.

Es cierto que la prueba no refleja el trabajo hecho, pero no me importa porque esos entrenos quedan en el cuerpo y me servirán de base para hacer una mejor temporada 2015. Además este año me llevo en la cesta de la cosas buenas un montón de auténticos regalos: mis queridas Aquatic girls que han hecho de los entrenos de agua una autentica delicia; esos entrenos por el retiro que no tienen precio porque es un lujo correr en una grupeta de auténticos galgos exprimiéndose a tope; los encajes de bolillo para llegar a los entrenos, trabajo, casa y que sin David hubieran sido más que imposibles; y por supuesto las horas de camaderia sobre la bici con la grupeta de cuatro caminos( Isi eres grande!).

Qué bien sienta mirar hacia atrás y ver una temporada como esta, con sus logros y victorias pero también con caídas y decepciones que mucho me han enseñado, por lo que el balance final es más que positivo y que ayudan a proyectar una temporada 2015 todavía mas ambiciosa que esta, porque no?

Ahora a descansar y abrir la siguiente etapa: http://mixpostales.blogspot.com.es/en donde Bostwana y Namibia nos espera.